El lazo más fuerte

¿Cuál es el propósito de la vida? Pero en serio, que no suene a cliché o a pregunta sin respuesta. Yo creo que es simple y que no hay que extenderse demasiado: más allá de los sueños, las metas y las ambiciones particulares, cada uno trata, sencillamente, de salir adelante y de construir una vida lo más amigable posible consigo mismo y con los que lo rodean. Porque no es fácil, ni para el más afortunado.

Cada uno lucha su propio proceso, batalla tras batalla, tratando de conocer de cerca esa idea llamada felicidad. Y para ello, como humanidad hemos construido un sistema según el cual la libertad es fundamental al lado de muchos otros derechos que terminan en donde empiezan los de los demás. Es decir, tenemos derechos y somos libres mientras con nuestros actos no dañemos los derechos de los demás.

Así, lo más lógico, lo más humano, sería respetar los procesos y las luchas de los otros, y no empeñarnos en defender nuestras particularidades por encima de las de los demás sin objeto alguno: pelear por pelear, politizar un montón de ideas que ni siquiera se tienen del todo claras y que tampoco llevan a objetivo alguno.

No. El proceso que vive el otro, su forma de construir su propia vida, de luchar con sus demonios, de darse paz a sí mismo y de acercarse a la felicidad no es asunto mío, desde que sus actos no violenten mi propio proceso.

A todos nos conviene una sociedad más tranquila, más en paz consigo misma, más dadora de amor, más satisfecha, más madura, más feliz.

Permitamos que el universo se beneficie de la riqueza de la diversidad, de las maravillas que surgen de las mentes y los cuerpos distintos, de la creatividad que estalla en quienes tienen la libertad y el valor de ser y desarrollar lo más puro y sincero de su esencia.

No promovamos máscaras que se convierten en envolturas de rencores en desarrollo, de tristezas infinitas que se transforman en odio y en la imposibilidad de vivir en paz. No promovamos el desprecio a la diferencia porque el mundo nos lo devolverá contra nuestras propias particularidades y de las formas más sabias.

Tengamos siempre presente la lucha del otro porque, por más distinta a la nuestra que sea, es nuestro lazo más fuerte como seres humanos y la única esperanza de viabilidad como sociedad.

 

One thought on “El lazo más fuerte
Arturo Vélez

El mundo es ancho y ajeno….. y ajenas son las expectativas y deseos de nuestros semejantes…cada uno busca su destino como mejor lo crea y lo permitan sus fortalezas y deseos. Dejemos que cada uno sea cada uno y aprendamos lo bueno de quienes nos rodean.

¡Tu opinión es muy valiosa!

Autora

Soy Catalina Franco Restrepo, periodista, viajera y lectora incansable. Aprendiz de escritora. Soy colombiana y vivo en Colombia, pero he viajado por más de 40 países y vivido en Estados Unidos, Canadá y España. Tengo un máster en Relaciones Internacionales y Comunicación de la Universidad Complutense de Madrid porque soy adicta a entender cómo funciona este mundo maravilloso, complejo y tantas veces tan doloroso. Después de hacer una práctica en CNN en Atlanta, he trabajado en medios de comunicación como La W, en editoriales como el Taller de Edición y en distintas empresas como asesora de comunicaciones y relaciones públicas. He hecho traducciones y escrito para distintos medios nacionales e internacionales. Pero siempre, a lo largo de todos esos años, he viajado y he leído, me he conmovido con el mundo y he intentado escribir. Así que soy viajera y contadora de historias, y he decidido que entorno a eso tiene que girar mi vida.

Por eso ahora, a partir de mi experiencia de años planeando viajes y viajando, quiero ayudarles a otros a planear los suyos y compartir con ellos esa felicidad que produce explorar el mundo.

Ah, y pronto vendrá mi primer libro…

En cuanto a este blog, hay espacio para mis textos sobre historias que me conmueven, para opiniones sobre el mundo y también para compartir la riqueza del planeta a través de relatos e imágenes de viaje.

Twitter

Sigue mi blog

Escribe tu dirección de email.

Artículos recientes