Omran

Omran, guerra Siria

Anoche no pude dormir, Omran.

Lloré varias veces porque tú no podías llorar.

Sobre la almohada mojada, pensaba en dónde estarías en ese momento y qué pasaría cuando todos se olvidaran de tu foto.

Pensaba en lo mucho que deseaba abrazarte y hacerte sentir seguro por un momento, hacerte sentir como un niño.

Imaginaba cómo sería darte un hogar, ser tu hogar.

Cerraba los ojos pero lo único que veía era la imagen de tu cuerpecito sucio; de unas piernitas que volaban sobre la silla de una ambulancia; de un pelo despeinado, cortado por alguien en forma de hongo con amor; de una boquita estrecha, cerrada por el dolor, como un punto en medio de la nada; de una mirada apagada, caída, sin más fuerzas y bajo la sangre; de una carita sin expresión o, mejor, con la expresión más profunda de la impotencia y la resignación ante el horror, de la tristeza infinita, del miedo que se pierde cuando ya no hay nada que perder.

Pero solo tienes cinco años, es imposible que hayas perdido el miedo y sé que tu corazón, y los de miles de niños como tú, se sienten solos ahora, temerosos de un futuro que ya no ilusiona, en medio de la monstruosidad que les ha tocado vivir.

Cinco años en los que solo has visto guerra y a los que ahora, para tantos, seguirá ese dolor agudo de la desesperanza sin el consuelo de una familia, haciéndose adultos sin siquiera haber sido niños, mirando a los ojos a un mundo que los ha dejado solos, que manifiesta impresión y tristeza por una foto, sin entender nada más, pero al otro día vuelve a elegir la guerra, también sin comprenderlo.

Ay, Omran, tú, que eres Aylan, que eres miles, millones, hijo no merecido de la guerra, si supieras de qué manera te has metido en mi corazón.

 

5 thoughts on “Omran
María Catalina Agudelo

Cata también llore ante la impotencia y la miseria que les depara a estos niños e hijos de alguien a quien no saben si van a volver a ver, por eso este país debería entender una y otra vez que la guerra no es el camino y que Definitivamente aunque no sea algo perfecto necesitamos vivir en paz ?Namaste querida…

    Catalina Franco Restrepo

    Así es! Ojalá entendiéramos que la guerra y la violencia solo traen más guerra y más violencia. Está en nuestras manos construir un futuro mejor para todos. Un abrazo!

C. SANTOS
MAR - Love{full}Life

Que impotencia y que tristeza tan grande.

¡Tu opinión es muy valiosa!

Autora

Soy Catalina Franco Restrepo, periodista, viajera y lectora incansable. Aprendiz de escritora. Soy colombiana y vivo en Colombia, pero he viajado por más de 40 países y vivido en Estados Unidos, Canadá y España. Tengo un máster en Relaciones Internacionales y Comunicación de la Universidad Complutense de Madrid porque soy adicta a entender cómo funciona este mundo maravilloso, complejo y tantas veces tan doloroso. Después de hacer una práctica en CNN en Atlanta, he trabajado en medios de comunicación como La W, en editoriales como el Taller de Edición y en distintas empresas como asesora de comunicaciones y relaciones públicas. He hecho traducciones y escrito para distintos medios nacionales e internacionales. Pero siempre, a lo largo de todos esos años, he viajado y he leído, me he conmovido con el mundo y he intentado escribir. Así que soy viajera y contadora de historias, y he decidido que entorno a eso tiene que girar mi vida.

Por eso ahora, a partir de mi experiencia de años planeando viajes y viajando, quiero ayudarles a otros a planear los suyos y compartir con ellos esa felicidad que produce explorar el mundo.

Ah, y pronto vendrá mi primer libro…

En cuanto a este blog, hay espacio para mis textos sobre historias que me conmueven, para opiniones sobre el mundo y también para compartir la riqueza del planeta a través de relatos e imágenes de viaje.

Twitter

Sigue mi blog

Escribe tu dirección de email.

Artículos recientes