Que nos duela el agua

Frecuentemente me duele el agua. Me duele entrar a un baño público y encontrar una canilla abierta. Me duele ver cuando alguien más está lavando los platos y cae el chorro durante minutos mientras esa persona conversa con alguien más mirando en otra dirección. Me duele que alguien eche una basura al inodoro y después tire de la perilla para vaciar varios litros de agua potable. Me duele ver nuestra preciosa agua cayendo a borbotones para lavar un carro. Me duelen las duchas interminables y las lavadas de dientes con el sonido del agua de fondo. Me duele ver una manguera abierta sin objeto. Me duele ver cientos de botellitas de plástico que hacen que lo que llevan dentro le salga aún más caro al planeta.

El agua nos debe doler. El mundo cambia un poquito si la próxima vez que seamos parte de una situación así –por nosotros o por alguien más– pensamos en que hay lugares –demasiados lugares– en donde los niños, las mujeres y los viejos caminan durante kilómetros cada día, descalzos, con poco alimento en el estómago y después tienen que regresar esa misma distancia cargando el peso de un agua demasiado costosa, para, aun así, beberla contaminada y, muchas veces, enfermar –y hasta morir– por eso.

Que nos duela el agua, que a nuestros hijos, desde chiquitos, les duela el agua.

 

¡Tu opinión es muy valiosa!

Autora

Soy Catalina Franco Restrepo, periodista, viajera y lectora incansable. Aprendiz de escritora. Soy colombiana y vivo en Colombia, pero he viajado por más de 40 países y vivido en Estados Unidos, Canadá y España. Tengo un máster en Relaciones Internacionales y Comunicación de la Universidad Complutense de Madrid porque soy adicta a entender cómo funciona este mundo maravilloso, complejo y tantas veces tan doloroso. Después de hacer una práctica en CNN en Atlanta, he trabajado en medios de comunicación como La W, en editoriales como el Taller de Edición y en distintas empresas como asesora de comunicaciones y relaciones públicas. He hecho traducciones y escrito para distintos medios nacionales e internacionales. Pero siempre, a lo largo de todos esos años, he viajado y he leído, me he conmovido con el mundo y he intentado escribir. Así que soy viajera y contadora de historias, y he decidido que entorno a eso tiene que girar mi vida.

Por eso ahora, a partir de mi experiencia de años planeando viajes y viajando, quiero ayudarles a otros a planear los suyos y compartir con ellos esa felicidad que produce explorar el mundo.

Ah, y pronto vendrá mi primer libro…

En cuanto a este blog, hay espacio para mis textos sobre historias que me conmueven, para opiniones sobre el mundo y también para compartir la riqueza del planeta a través de relatos e imágenes de viaje.

Twitter

Sigue mi blog

Escribe tu dirección de email.

Artículos recientes